Blog

Eficiencia energética
/
17 septiembre, 2014

La pobreza energética

Pobreza energética

En referencia a lo que las grandes empresas llaman Responsabilidad Social Corporativa y al hilo del Seminario de Gestión Ambiental convocado por la Agencia Andaluza de la Energía y Gas Natural Fenosa, así como del reciente programa ofrecido por Jordi Évole en Salvados y titulado “Pobreza Energética”, desde Ingeniura queremos ofrecer información que consideramos básica para los ciudadanos.

Entendemos por “pobreza energética” aquella situación, desgraciadamente cotidiana, que viven hoy en día ciudadanos de este país, según la cual no se puede hacer frente a los gastos corrientes de luz y gas, con las lógicas consecuencias que todos podemos imaginar.

Según la Asociación de Ciencias Ambientales, en un análisis previo del tema realizado en 2010, uno de cada diez españoles sufre pobreza energética, y se prevé que en los próximos datos el porcentaje aumente casi al 20%, por las rentas cada vez más bajas que tenemos, por el incremento del precio de la energía (que se estima en los últimos cinco años de un 60%, aproximadamente) y por el mal comportamiento energético de las edificaciones existentes. A esto podemos sumar el comportamiento usurero de las compañías suministradoras, que no tienen ningún tipo de pudor ni reparo en cortar los suministros de aquellas familias con problemas económicos, incluso sin avisar y sin tener presente la estación del año en las que nos encontremos.

El Comité Económico Social Europeo dictamina que la energía es un bien social, por lo que debería ser un servicio público ofrecido por el Estado. En referencia a ello creemos que, sin generalizar, se debería estudiar la situación económica de aquellos damnificados para que los que realmente no tengan capacidad de afrontar los gastos pudiesen disfrutar de algún tipo de “bono energético social”, o de alguna ayuda al menos en los meses más sufridos. Todo esto sin olvidar el dato de que en los últimos diez años las compañías suministradoras arrojaron beneficios por unos seis mil millones de euros.

Por otro lado, responsabilizando a los políticos en la parte que les corresponde, queremos añadir que con fecha de 17 de diciembre de 2013 fue rechazada en el Congreso de los Diputados una propuesta de Ley de Pobreza Energética, en la que se incluían medidas para paliar algunos de los asuntos que este artículo recoge, y que la mayoría absoluta del Congreso rechazó argumentando que ya se está llevando a cabo una política contra la Pobreza Energética.